La suegra y la serpiente - Los mejores chistes

Una trabajadora social llega a una casa a hacer un censo y toca a la puerta:

- Pase y tome asiento.

Dijo el hombre cortésmente.

- Empecemos, ¿cuál es su nombre?

- Yo me llamo Adán.

- ¿Y cuál es el nombre de su esposa?

- Ella se llama Eva.

Sorprendida por la coincidencia, la trabajadora pregunta:

- ¡Increíble! ¿Por casualidad la serpiente también vive aquí?

- Sí un momento.

Se levanta Adán y grita:

- ¡Suegra!

- ¿Qué quieres?

- ¡Te buscan aquí!

Frase:

Las dificultades deben ser usadas para seguir creciendo, nunca te desanimes y sigue insistiendo, hasta que la vida se canse de intentar tirarte hacia abajo.