La importancia de saber nadar - Los mejores chistes

En una taberna en el puerto se encuentran dos marineros y uno le dice al otro:

- No me lo vas a creer Pepe. Estaba hoy limpiando la cubierta del barco cuando llega una rubia buenísima y me pide dar una vuelta en el barco. Yo la saco a pasear y en el medio del mar paro el motor y le digo: tienes dos opciones, o haces el amor conmigo o regresas nadando. Y la chica no sabía nadar, ¿te das cuenta? No sabía nadar.

Al otro día se vuelven a encontrar en la taberna los dos marineros:

- Pepe, qué semana. Hoy estaba pintando el barco cuando viene una rubia espatarrante y me dice que la saque a dar una vuelta en el barco. Yo la saco a pasear y en el medio del mar paro el motor y le digo: tienes dos opciones, o haces el amor conmigo o regresas nadando, ¿y sabes qué ocurrió?, la chica no sabía nadar.

Al tercer día se vuelven a encontrar los amigos en la taberna, pero esta vez el marinero estaba llorando.

- Coño, ¿qué te pasa?

- Ay Pepe, si yo te cuento... Estaba esta mañana arreglando unos cabos en mi barco cuando llega una mulata con un par de tetas impresionantes. Yo suelto las amarras, me la llevo para el medio del mar y le digo: tienes dos opciones, o haces el amor conmigo o regresas nadando. Ella me pide un segundo para ir al baño y cuando sale me di cuenta que era un macho con un rabo enorme y Pepe, el que no sabía nadar era yo.

Frase:

La verdadera amistad no se trata de quién vino primero o de quién te conoce más tiempo; se trata de quién llegó y nunca se fue.