La abuela despistada - Los mejores chistes

Una joven mujer, cuya profesión era la prostitución, no quería que la abuelita, con la que vivía, se enterara de ello. Un día, durante una orgía en la casa de diversión donde trabajaba, la policía hace una redada y arresta a todas las chicas, incluso a ella.

Mientras estaba haciendo la fila para ser fichada, la abuelita pasa por la estación de policía, mira a su nieta en la fila y le pregunta:

- Pero, ¿qué tú haces aquí mi nieta?

Ella con el afán de que no se enterara le dice:

- Abuelita, lo que pasa es que los policías están regalando naranjas abuela.

- Qué bien, yo también quiero.

Así que la abuela se incorpora a la fila.

Las chicas pasan una por una para proporcionarle sus datos al policía. Cuando el turno de la abuela este le pregunta:

- Pero señora, ¿a su edad todavía puede?

- Sí mijito, aunque ahora ya nomás me quito los dientes postizos, las pelo y las chupos hasta que quedan bien secas.

Frase:

Cuando alguien te diga que no eres lo que esperaba, sonríe y dile: claro que no porque yo soy más de lo que buscabas.