Cuidado con la ayuda del cura - Los mejores chistes

Una señora caminaba por la calle cuando se encuentra con un cura.

- Buenos días, ¿no es usted la señora Rodríguez a quien casé hace dos años?

- Sí, así mismo es, soy yo padre.

- ¿Y no ha tenido hijos aún?

- No padre, lo estamos intentando pero aún no lo hemos conseguido.

- Bueno, la semana que viene voy a Roma, si quieren puedo encender una vela por ustedes.

- Oh padre, muchas gracias, le estaremos muy agradecidos.

- A sus servicios hija mía, que Dios la acompañe.

(Algunos años después)

Años más tarde la señora Rodríguez y el cura se vuelve a encontrar.

- Buenas señora, ¿cómo le va a usted ahora?

- Bien padre.

- Por favor dígame, ¿han tenido hijos ya?

- Oh sí padre, dos pares de trillizos y dos criaturas más, en total tenemos ocho.

- ¡Bendito sea el señor! ¡Qué maravilla! ¿Y dónde está su esposo?

- Camino a Roma a ver si puede apagar la puta vela.

Frase:

Por más consejos que existan hay lecciones de la vida que solo entenderemos a base de golpes y tropiezos.