Cucharón de plata: moraleja sobre las madres - Los mejores chistes

Francisco vivía en el apartamento de Luis. Y ante los ojos de todos solo eran compañeros de apartamento y nada más. Nadie podía pensar otra cosa. Un día Luis invitó a cenar a su mamá. Y ella no pudo evitar notar las miradas entre Francisco y su hijo y se preguntaba si se estaría acostando con su él. Luis, conociendo a su madre le dice:

- Mami sé lo que estás pensando... pero entre Francisco y yo no hay nada. Solo somos amigos y compañeros de departamento.

A la semana siguiente Francisco le dice a Luis:

- ¿Sabes el cucharón grande de plata para servir salsas?, no aparece desde que vino tu madre a cenar.

Y Luis le envía una nota a su madre que decía:

- "Querida madre, no estoy diciendo que te hayas llevado el cucharón grande de plata, pero tampoco que no lo hayas hecho. El asunto es que no aparece desde que viniste a cenar."

Y ella poco tiempo después le envía una nota con la siguiente respuesta:

- "Querido hijo no estoy diciendo que te acuestes con Francisco, pero tampoco que no lo hagas. El asunto es que si Francisco durmiese en su cama ya habrían encontrado el cucharón que yo misma escondí bajo sus sábanas."

Moraleja: a mami nadie la engaña.

Frase:

Nadie llega a ti por casualidad, todo es parte de tu historia y cada persona tiene un motivo.